Cronometraje deportivo: el viaje del chip de la zapatilla al dorsal

 En Aprende

Antes de explicaros qué es esto del campo cercano y campo lejano en cronometraje, dejadme que os haga una breve introducción:

Casi todos los sistemas de cronometraje para ciclismo, atletismo y triatlón, son pasivos. Esto significa que los chips para carreras no llevan ninguna batería ni pila en su interior. Se cargan con la energía que emite la antena emisora del sistema de cronometraje.

¿Por qué antes el chip iba en la zapatilla y se leía a 60 ó 70 cms máximo y ahora se lleva en el dorsal y se leen a varios metros de distancia? Con tu sistema de cronometraje, de hecho, si separas el chip del cuerpo humano, puedes leer hasta 6 u 8 metros. En condiciones ideales, se están leyendo chips incluso a 100 metros.

La razón es muy sencilla: en sistemas de cronometrajes como Championchip, el HDD de RFID Race Timing Systems, Ipico, el antiguo Dag system, el sistema de Passive Tranasponders de Winning Time… trabajan en campo cercano. Timing Sense, Chronotrack, MyLaps, Time-7 y cualquier sistema en la franja de frecuencias UHF, trabajan en campo lejano.

Vale, pero ¿qué es esto del campo cercano y campo lejano?

Lo explico brevemente y, si no te enteras de nada, no te preocupes. Más abajo explico en qué repercute esto para un cronometrador y dónde lo notamos.

Campo cercano: en el campo cercano, los campos son predominantemente reactivos y son campos en los que, teóricamente, no se radia nada. Digo teóricamente porque luego las antenas sí radian, aunque las vendan como campo cercano. Se produce una inducción de corriente o acoplamiento inductivo similar al de un transformador. Aquí la señal se comporta como una burbuja de jabón a punto de salir, pero que nunca llega a salir y vuelve.

Ejemplo campo cercano

Durante la primera mitad del ciclo de la señal, la potencia sale de la antena y durante la segunda mitad del ciclo, vuelve. Por lo tanto, son distancias cortas.

Campo lejano: aquí los campos E y H están en fase y, como son ortogonales, se produce la emisión. Digamos que crearemos la pompa de jabón, llegará un momento en el que se separará de la “antena” y empezará a viajar. Aquí la antena radia y nos interesa que radie al máximo dentro de la legalidad.

Por motivos que quedan fuera del alcance de este post, el parámetro de calidad Q es más estable en campo cercano que en campo lejano para el rango de frecuencias que nos ocupa. Por esta razón, aunque el chip se vea desintonizado por la proximidad del cuerpo humano, siempre responderá mejor en campo cercano que en campo lejano. Entonces ¿por qué se usa el chip en el dorsal si el campo lejano se lee peor?

Simple, porque los avances tecnológicos han paliado esto y el chip es mucho más barato. Tanto, que ha permitido que ahora sean de usar y tirar. Hoy en día, los sistemas UHF decentes, porque la mayoría son deficientes, leen mejor que los sistemas en campo cercano.

Ha habido que lidiar con otros problemas que antes no teníamos pero ha solucionado varios de los problemas históricos del cronometraje de carreras.

Ventajas:

  • Sistemas de cronometraje de campo cercano:
  1. No influye el cuerpo humano ni si llueve y me moja la zapatilla. Puede leer en agua, siempre que no sea conductora.
  2. Los corredores no se hacen sombra unos a otros por el hecho de llevar el chip en la zapatilla.
  • Sistemas de campo lejano:
  1. Precio; se ha abaratado muchísimo el precio del chip. Al ser un estándar en la industria, hay muchas empresas fabricando. Ipico, por ejemplo, es protocolo propietario y jamás se abaratará tanto.
  2. Mayor distancia; al ser un sistema de cronometraje con chip radiado, éste puede detectarse a mucha más distancia.

¡Ojo! esto está bien en el cronometraje de ciclismo ya que evita el problema que muchos teníamos cuando un corredor entraba en meta sin pedalear, con su inercia, y el chip se le quedaba en la pierna más elevada. Pero puede que recibas más de una lectura y algunas sean de varios metros antes de cruzar línea. En Timing Sense hemos desarrollado un sistema de filtrado basada en una ventana de tiempos con el que siempre nos quedamos con la lectura óptima.

Menor incidencia del suelo: el suelo es una fuente inagotable de electrones y hay suelos con componentes magnéticas. Todo esto, que debería afectar más en campo lejano, al final afecta menos gracias a nuestra nueva y revolucionaria antena con plano de masa.

Velocidad: los buenos sistemas UHF han dejado de sufrir en las salidas ya que la frecuencia a la que trabajan, es altísima en comparación con los viejos sistemas de campo cercano y baja frecuencia. ChampionChip lo resolvió bien a base de colocar muchas antenas lectoras en un mismo metro cuadrado, pero al sistema UHF no le hace falta esto. Dispone de un sistema de anticolisión, llamado Aloha con slot, que hace que los lectores más conocidos, lean más de 500 chips por segundo bajo ciertas circunstancias.